El barrio de San Bruno en Xalapa, es una publicación que pongo a su disposición a partir del mes de Septiembre del 2012, con la intención de dar a conocer la riqueza social, cultural e histórica que el barrio de San Bruno brinda no sólo a la Ciudad de Xalapa, sino a todo el estado de Veracruz..
Mención aparte merece la extinta Fábrica de San Bruno, donde se dieron toda una serie de hechos sociales, en los que hoy por hoy constituyen nuestro máximo legado histórico que dieron nuestros obreros textiles; por pocos conocida y ocultada por los intereses trastocados.

sábado, 8 de octubre de 2016

La verdadera historia del Casablanca (Primera etapa).

 José Luis Cornejo Veloz




Se jugaba la temporada 1974-1975 del torneo de la Liga Xalapeña de futbol, categoría Infantil “B” para jugadores que no rebasaran los 14 años. Había un equipo llamado Ferrer Guardia, conformado por niños de la propia colonia, unos de los alrededores del cuadro (Ahora la Facultad de Humanidades) y otros de la Avenida Mártires del 28 de Agosto.

En un principio y por circunstancias poco conocidas, el equipo original se separó, quedando los jugadores de los alrededores del cuadro, Carlos Alberto “Popis” Landa, Jorge “Chofo” Castillo, Julio Velázquez, Rafael “Matias” Fuentes Dorantes, Jose Alfredo “Guampi” Hernández, Miguel de Jesús “Niki” Blanco Pensado, Antonio “Rivelino” Ronzon, y los gemelos Toño y Elio Hernández Pensado. Siendo invitados para completar el equipo los jugadores de la Av.  Mártires 28 de Agosto, Antonio y Jose Luis Cornejo, Carlos “Pollo” Veloz, Gerardo “Cau” Galán, Félix Arturo Rodríguez, Vinicio Carpinteiro, y el único refuerzo de la temporada fue Julio Gómez de Poza Rica, llegando a conformar un equipo competitivo.

Cerca de la mitad de la temporada, en un juego sabatino entre los equipos Ferrer Guardia y la Colonia Federal, en el campo Quirasco (Cabe mencionar que en esos tiempos no exigían uniformes para jugar, a veces por medio de un bolado alguno de los equipos tenía que quitarse la playera para distinguir entre un equipo y otro) Nos llamó una persona que observaba el juego, mencionó “que le había gustado como jugábamos” y nos ofreció patrocinar al equipo y darnos uniformes completos, balones, inscripciones, arbitrajes, todo a cambio de modificar el nombre del equipo, de Ferrer Guardia a “Casablanca”.

Nos volteamos a ver entre nosotros y creo que no había nada que pensar, aceptamos de inmediato, nos citó un día después en el campo anexo al estadio, nos enseñó el uniforme que usaríamos, una playera blanca tipo suéter, con una franja negra alrededor del pecho y espalda, con números grises, al frente un escudo bordado de un balón y una casita en medio, short y calcetas totalmente blancas, nos comentó brevemente lo que pretendía, que era fortalecer el juego en equipo.

Nos dejó una gran enseñanza, tanto en lo deportivo como en nuestras vidas, él fue el fundador del equipo, el Profesor Jose Miranda Virgen (QED), según nos explicó el nombre  proviene del Club Social, Deportivo y Cultural “Casablanca” de la Cd. de México concretamente del Barrio de Tepito, es una manzana completa de viviendas de alquiler en el mismo barrio, y de gran tradición en los torneos de aquellos lugares, por eso el empeño de formar algo parecido en Xalapa, nunca se concretó porque el Profe Miranda tuvo que regresar a México y dejó el equipo en 1976.

Esa temporada no volvimos a perder ni un solo punto, cabe mencionar que el campeón seria el equipo que quedara en primer lugar y el formato daba dos puntos al equipo ganador, un punto por empate y cero puntos al perdedor, en el último juego contra el poderosos equipo del CECYT 36, una selección de la escuela secundaria de ese nombre,  estaban un punto por encima de nosotros en la clasificación, teníamos que ganar, por lo que prácticamente era una final, terminamos ganado 2-1 y no coronamos campeones en el primer año de existencia del “Casablanca” categoría Infantil “B”, siendo campeón goleador Carlos Alberto “Popis” Landa.

En el año de 1975 salió la convocatoria para el famoso Torneo de Barrios de Xalapa, y con apoyo del Club se registraron equipos en las 5 categorías, fue en época de vacaciones y entrenábamos a las 6 de la mañana y a las 4 de la tarde, recuerdo que jugamos las 5 finales, ganado 3 y perdiendo 2 con tres campeones goleadores, obviamente en ese torneo se registraron en las diferentes categorías, alrededor de 75 jugadores diferentes, de los cuales algunos siguieron jugando con el equipo, y hasta la fecha…

Cuando se fue el Profe  Miranda, el Equipo ya tenía prestigio y decidimos continuar con el nombre, ahora con apoyo de amigos, hacíamos rifas y cooperaciones para uniformes, siempre llegando a las finales, siempre protagonistas, ahora casi 42 años ininterrumpidos seguimos jugando, festejando y disfrutando lo que nos ha unido como amigos, como personas, con tantos campeonatos ganados que hemos perdido la cuenta, con tantos amigos que han pasado por el equipo y con una base de siempre los mismos, con tantas anécdotas, como la de personas que se adjudican ser los fundadores del “Casablanca”.
Dentro de las celebraciones que llevamos a cabo año con  año, en el 2000 cumplimos 25 años de la fundación y para esto escribimos lo siguiente, y ahora que estamos cumpliendo 42 años, sigue más vigente que nunca.

Y ahora con la conciencia de estar más al final de nuestra vida de futbolistas solo queda decir:
….Pero ahí estaremos, y aunque no igual que antes, porque ahora ya nada puede ser  igual, ahí estaremos, no para exigirnos, sino para apoyarnos y decirnos que ese amor que sentimos por la camiseta es totalmente incondicional y para toda la vida.
            Que se sienta el futbol, la cancha, el equipo y el blanco y negro como parte indivisible de nuestra vida, amor absoluto totalmente inexplicable y a la vez totalmente lógico, que se siente por un solo equipo, el de toda la vida, el que pintó los colores sobre nuestra piel. Ese que no se olvida.
            Para todos los que han integrado el Casablanca en alguna de sus etapas, toda nuestra gratitud y reconocimiento.


José Luis Cornejo Veloz.  

viernes, 16 de septiembre de 2016

Misión cumplida, Cipriano Landa Alarcón.

Ignacio Lara Hernández



El pasado miércoles 14 de septiembre del año en curso, se cerró un capítulo más en la Delegación Oeste  del municipio de Xalapa. Cipriano Landa Alarcón  dejó  de ser el titular de dicha oficina, después de haber cumplido  cabalmente con el compromiso adquirido con la ciudadanía xalapeña y trabajar con empeño durante los casi tres años que lleva hasta el momento la actual administración municipal que encabeza el Lic. Américo Zúñiga Martínez.

El trabajo que desempeñó el ahora exdelegado de la zona oeste, estuvo marcado siempre por la cercanía que mantuvo con sus vecinos; pues él también vive en esta delegación. De la mano de Landa Alarcón quien  conocía   la problemática de la zona desde el primer día  que llegó al cargo, se realizaron múltiples actividades vecinales; cumpliendo con todas las expectativas de servicio y sin ningún interés personal. Sin lugar a dudas el trabajo que desarrolló  en la Delegación Oeste, no se olvidará pronto.

 Los vecinos y la Asociación de Colonos del Barrio  de San Bruno A.C.,  agradecemos el buen desempeño y la gran labor desarrollada por  Cipriano Landa Alarcón;  y desde este rincón de Xalapa, le enviamos nuestro agradecimiento deseándole el mejor de los éxitos en sus proyectos futuros.  

viernes, 2 de septiembre de 2016

Valentín Campa en San Bruno.

Ignacio Lara Hernández

Heliodoro Hernández dirigiendo unas palabras a sus compañeros. Lo escucha con atención  Valentín Campa en la orilla de la mesa, todo vestido de oscuro. 
  
Después de acudir puntual a la cita del 92 Aniversario Luctuoso a los Mártires del 28 de Agosto, Luciano Moreno,   descendiente del mártir Francisco Moreno  “Tesorero del Sindicato de Campesinos” hasta el año en que lo asesinaron en 1924; tuvo a bien presentarnos  la fotografía que adorna el presente artículo.

En dicha  fotografía, podemos observar de inmediato la presencia del líder máximo de la Confederación Sindical Unitaria de México (CSUM), Valentín Campa Salazar y del Secretario General del Sindicato Textilero de San Bruno;  Heliodoro Hernández Trujillo. Ambos,  hombres de convicciones y símbolos de la lucha obrera; así como  impulsores del comunismo en nuestro país.

La fotografía no tiene fecha, pero al observar con detenimiento la imagen, de inmediato salta a la vista el aniversario del asesinato del periodista y revolucionario cubano Julio Antonio Mella. Así que probablemente, la  fotografía fue tomada en el año de 1930; ya que a Mella lo asesinaron el 10 enero de 1929.

Para aquellos que no estén familiarizados con los personajes, basta con decirles que Valentín Campa  en 1976 decidió enfrentarse en solitario al candidato presidencial José López Portillo (candidato único), contra todos los pronósticos y contra toda la maquinaria que el  PRI-gobierno representa. Un hombre que por sus convicciones estuvo doce veces en prisión, bajo el gobierno de diez presidentes mexicanos. “No vemos hoy desde estos párrafos, candidato alguno independiente de la talla gigante que Valentín Campa Salazar representó en 1976; en la izquierda en la derecha y en el centro sólo se asoma la prevaricación con excepciones muy contadas”. Nos dice el profesor Wenceslao Vargas Márquez, en un  artículo de su blog  dedicado a Campa.

Por otra parte, Heliodoro Hernández Trujillo fue el Secretario General del Sindicato Textililero de San Bruno en el periodo más aguerrido de su historia. Tiempo en el que San Bruno se distinguió por su gran lucha social y por su afiliación al Partido Comunista de México. El grupo cultural, la Rosa Luxemburgo, la escuela Mártires del 28 de Agosto de 1924; todos impulsados bajo el liderazgo de Hernández y de sus demás compañeros. Heliodoro al igual que Campa, permanecieron por largos periodos  en la cárcel,  y  cuando libres; siempre bajo la mirada acuciosa del gobierno en turno.

En 1931 Valentín y Heliodoro visitaron la  URSS en plan de trabajo, su objetivo; conocer las estrategias de lucha por la clase obrera de aquél país. La historia de ese viaje quedaría grabada en “Mi testimonio”, libro autobiográfico escrito por Campa,  “el bolchevique” de México.





Fotografía proporcionada por el  Sr. Luciano Moreno,amigo y vecino de la Col. Obrero Campesina.



ARTÍCULOS RELACIONADOS :




viernes, 26 de agosto de 2016

A 92 años del 28 de agosto de 1924.

Esteban de Jesús Aparicio Rentería.



 ¿Por qué tanto hablar de nuestros Mártires? ¿Valdrá la pena? Hoy que  ya no existe el sindicato de obreros textiles, y que de su fábrica solo quedan ruinas. Nuestra razón, es que esta historia es nuestra herencia; nos la dejaron nuestros viejos. Y como buenos herederos la cuidamos, la reescribimos y la compartimos.

Nuestra historia nació de la Hacienda Molino de Pedreguera, que es realmente el alma del Barrio. La Hacienda proveyó la tierra y un Molino , de su tierra surgió el Ejido y del Molino la fábrica. Congruencias del destino que quiso reunir en San Bruno esta historia motivada en luchas conjuntas de obreros y campesinos. En 1908 la empiezan formando el “Circulo Fraternal de Obreros” y su lucha les provee de mejoras laborales y tierras. Pero el precio fue muy alto, un 28 de Agosto de 1924 pagan prenda, 10 obreros son secuestrados en fingido asalto y tomados por sorpresa; ese día estaban desarmados por extraña casualidad. Son sometidos y obligados a cavar sus propias tumbas, para luego ser asesinados con saña. La intención fue clara, amedrentar a los obreros para que se olvidaran de su lucha. Su sangre derramada sirvió para dejar marcada la historia de este Barrio con un rojo imborrable que hoy recordamos cada 28 de Agosto. Un pie de lucha, una semilla engendrada en la defensa de los derechos de los obreros llenos de convicciones y enseñanzas. Heroísmo de obreros paladines incorruptibles.

Hoy en día nuestro Barrio está fundamentado en el ícono de la lucha obrera y su gente que generó; un emporio de líderes obreros.  Los acaba el tiempo, la Vieja Guardia se extingue, pero sus hijos estamos aquí con la nueva llama  para llevar a nuestro Barrio por la senda de la historia  hacia un futuro más promisorio y con la consigna de honrar a nuestros Mártires.

¡LOOR ETERNO A LOS MÁRTIRES DEL 28 DE AGOSTO DE 1924¡

lunes, 8 de agosto de 2016

Al Ritmo del Try-Rit.

Esteban de Jesús Aparicio Rentería.

Maestro Luis León Martínez.


Inolvidables bailes en los Casinos Xalapeño y Español, Centro Recreativo Xalapeño, Arena Xalapa y en especial en el Auditorio del Extinto Sindicato Emancipador Revolucionario de San Bruno. Bonita época en la cual la Orquesta de Oro de Luis L. Martínez compositor y  arreglista, amenizó con sus grandes éxitos, los cambios de comités del Sindicato de San Bruno. Y hoy lo recordamos a este gran Músico que llegó a San Bruno para quedarse.

Maestro Luis León Martínez. 
Nació El 11 de Abril de 1920 en el Municipio de Cosautlán de Carvajal Veracruz.  Sus padres fueron Luis Martínez Moreno y Eustolia Segura de Martínez. Vivió en diferentes lugares del estado pues su padre era director de la banda que acompañaba a las gestas post-revolucionarias durante el gobierno del Coronel Adalberto Tejeda Olivares y siendo presidente de la república Álvaro Obregón. Como producto de estos movimientos  sociales, sus padres cambiaban de residencia y se establecen temporalmente en Michoacán, lugar donde su madre dio a luz a su hermano Avelino y como producto de ese parto su madre fallece. Eso originó el regreso de la familia al Estado de Puebla a un lugar llamado Atoyatempan.

Don Luis Martínez Moreno educó a sus hijos en el arte de la música y su hijo Luis optó por el aprendizaje de la trompeta y el trombón de vara. Además, fue integrante de diferentes grupos musicales en Córdoba y Orizaba.En 1943 estando de visita la Orquesta Sinfónica de Xalapa en la ciudad de Córdoba, algunos de sus integrantes asistieron al Cabaret  “El Rincón Brujo” donde él y la orquesta de Chano Azcona interpretaron la melodía Oración Caribe. A los integrantes de la Orquesta Sinfónica les gustó el solo para trombón  que él ejecutó y fue tanto de su agrado que lo felicitaron y le solicitaron que los complaciera por dos ocasiones más con la misma melodía. Lo invitaron a su mesa y le preguntaron si le gustaría pertenecer a la Sinfónica de Xalapa a lo cual él respondió: ¡sí, como no! ¿Qué debo hacer? Y ellos respondieron que debía venir a Xalapa para presentarse a una audición ante el director de la Orquesta Maestro Juan Lomán quien le hizo interpretar una partitura de música clásica la cual ejecutó magistralmente y producto de ese momento fue aceptado y pasó a formar parte de dicha Orquesta Filarmónica asignándole la plaza de Primer Trombón, que sostuvo hasta su jubilación y a la par fue académico del conservatorio en las asignaturas de solfeo y Trombón de Vara.



Don Luis L. Martínez formó su orquesta con músicos integrantes de la Sinfónica de Xalapa, eso habla muy bien de su excelente calidad y prestigio que llego a tener. Así como muchas otras orquestas que crearon su propios ritmos, Don Luis no se quedó  atrás y creo su propio ritmo al que llamo TRYT-RIT ,  mismos que fueron éxitos y que registró  en la Sociedad de Autores y  Compositores de México, en el año de 1959. Los cuales fueron presentados en la radiodifusora XEKL de Xalapa Ver.




Don Luis L. Martínez llega a San Bruno en la década de los cincuentas, que era la época de las "Grandes  Bandas" . Don Luis nos dio la oportunidad de compartirnos  parte de su de música.
Para los que tuvimos el gusto de conocerlo, recordamos que  Don Luis y a su esposa Doña  Aurora Núñez  De La Puente, vivieron  en La Avenida Mártires del 28 de Agosto en el número  611, de nuestro histórico Barrio de San Bruno.





Los últimos años de su vida los pasa alejado de la Música. Don Luis L. Martínez murió el 28 de Julio de 2004, en la ciudad de Xalapa Ver.





Datos y fotografías : Profesor Manuel Martínez Núñez.



domingo, 17 de abril de 2016

El andar de Valentín Campa.

Ignacio Lara Hernández.




El enorme compromiso que  Valentín Campa Salazar siempre tuvo  con el movimiento obrero y el grado de solidaridad con que desempeñó sus funciones ante la embestida de las patronales y el gobierno, quedaron grabadas para siempre en la memoria histórica de la lucha social en nuestro país. Cada miembro del Partido Comunista de México (PCM) salía a desempeñar comisiones a muchas partes del país en las que estaban conscientes de los riesgos que significaban; y no los rehuían. La clandestinidad  y la secrecía con que se manejaban los delegados y partidarios de la Confederación  Sindical Unitaria de México (CSUM), es  digno de admirarse. Hombres auténticos que actuaban con enorme hermetismo y sigilo ante la amenaza de ser descubiertos por los espías del  gobierno.
Esta historia comienza cuando  a mediados de 1930  en una reunión de delegados de varias partes del país, la sindical Unitaria  elige  una delegación al Congreso Internacional Sindical  Roja. El destino era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y su objetivo, estudiar los métodos de lucha de los trabajadores de esa nación. Es precisamente Campa el que narra  en su libro “Mi testimonio” , su andar por aquellas tierras.
“Integramos la delegación el camarada Heliodoro Hernández, dirigente activo de la fábrica textil  de San Bruno en Jalapa; el camarada Tereso González, de la mina El Cubo en Guanajuato; un compañero de apellido Espinoza, obrero agrícola de El Papaloapan, Oaxaca; Antonio Medina, huelguista ferrocarrilero que tenía tiempo de trabajar en la refinería El Águila, y yo”.
Paso a paso, Campa narra cada uno de los incidentes del viaje que llevaron estos cinco obreros desde su salida del Puerto de Veracruz en el barco Río Bravo, su breve estancia en la Habana y los 21 días que pasaron desde su salida hasta Bremen. Allí desembarcaron y enseguida partieron para Hamburgo donde permanecieron por casi 10 días en medio de un ambiente  al que Campa calificó de tenso.
“El ambiente en Hamburgo era sumamente tenso. En el café que frecuentábamos  nos dábamos cuenta de las discusiones tan acaloradas sobre la situación”.
Posteriormente, los cinco camaradas  se trasladaron al puerto alemán de Kiel y en un barco soviético se trasladaron a Leningrado. Al llegar, Valentín campa destaca en sus memorias la sorpresa que causaron al llegar al edificio de la Internacional Sindical Roja.
“Losovski nos recibió, nos hizo preguntas sobre una serie de problemas y nos expresó su simpatía por las luchas que se libraban en América Latina. Le causaba viva impresión y movía su interés el hecho de que todos fuéramos muy jóvenes”.
Pero no sólo los rusos eran los sorprendidos, para los mexicanos resultaba increíble haber visto una procesión religiosa con el sacerdote al frente o ver a un alto mandatario del gobierno formado en una fila para comprar pan. El primero, era un detalle político comunista en relación con la religiones, y el otro; "un claro ejemplo democrático impresionante".
Al final,  Valentín Campa  señala que él regresó a México vía Nueva York y que aprovechó el retorno para visitar a su familia en Ciudad Juárez.
“Después de examinar lo referente al congreso de la Internacional Sindical Roja con los cuadros dirigentes de la CSUM, aprobamos medidas para informar en reuniones amplias acerca del citado congreso. En torno a los problemas más candentes se organizaron asambleas muy concurridas en Puebla y Jalapa”.

Hasta aquí el andar de Valentín Campa y su arriesgada pero entretenida historia de su viaje por el  país de los zares al lado del hombre  que  dirigió al sindicato textilero de San Bruno  en el periodo más aguerrido de su historia ; Heliodoro Hernández Trujillo.