El barrio de San Bruno en Xalapa, es una publicación que pongo a su disposición a partir del mes de Septiembre del 2012, con la intención de dar a conocer la riqueza social, cultural e histórica que el barrio de San Bruno brinda no sólo a la Ciudad de Xalapa, sino a todo el estado de Veracruz..
Mención aparte merece la extinta Fábrica de San Bruno, donde se dieron toda una serie de hechos sociales, en los que hoy por hoy constituyen nuestro máximo legado histórico que dieron nuestros obreros textiles; por pocos conocida y ocultada por los intereses trastocados.

domingo, 17 de abril de 2016

El andar de Valentín Campa.

Ignacio Lara Hernández.




El enorme compromiso que  Valentín Campa Salazar siempre tuvo  con el movimiento obrero y el grado de solidaridad con que desempeñó sus funciones ante la embestida de las patronales y el gobierno, quedaron grabadas para siempre en la memoria histórica de la lucha social en nuestro país. Cada miembro del Partido Comunista de México (PCM) salía a desempeñar comisiones a muchas partes del país en las que estaban conscientes de los riesgos que significaban; y no los rehuían. La clandestinidad  y la secrecía con que se manejaban los delegados y partidarios de la Confederación  Sindical Unitaria de México (CSUM), es  digno de admirarse. Hombres auténticos que actuaban con enorme hermetismo y sigilo ante la amenaza de ser descubiertos por los espías del  gobierno.
Esta historia comienza cuando  a mediados de 1930  en una reunión de delegados de varias partes del país, la sindical Unitaria  elige  una delegación al Congreso Internacional Sindical  Roja. El destino era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y su objetivo, estudiar los métodos de lucha de los trabajadores de esa nación. Es precisamente Campa el que narra  en su libro “Mi testimonio” , su andar por aquellas tierras.
“Integramos la delegación el camarada Heliodoro Hernández, dirigente activo de la fábrica textil  de San Bruno en Jalapa; el camarada Tereso González, de la mina El Cubo en Guanajuato; un compañero de apellido Espinoza, obrero agrícola de El Papaloapan, Oaxaca; Antonio Medina, huelguista ferrocarrilero que tenía tiempo de trabajar en la refinería El Águila, y yo”.
Paso a paso, Campa narra cada uno de los incidentes del viaje que llevaron estos cinco obreros desde su salida del Puerto de Veracruz en el barco Río Bravo, su breve estancia en la Habana y los 21 días que pasaron desde su salida hasta Bremen. Allí desembarcaron y enseguida partieron para Hamburgo donde permanecieron por casi 10 días en medio de un ambiente  al que Campa calificó de tenso.
“El ambiente en Hamburgo era sumamente tenso. En el café que frecuentábamos  nos dábamos cuenta de las discusiones tan acaloradas sobre la situación”.
Posteriormente, los cinco camaradas  se trasladaron al puerto alemán de Kiel y en un barco soviético se trasladaron a Leningrado. Al llegar, Valentín campa destaca en sus memorias la sorpresa que causaron al llegar al edificio de la Internacional Sindical Roja.
“Losovski nos recibió, nos hizo preguntas sobre una serie de problemas y nos expresó su simpatía por las luchas que se libraban en América Latina. Le causaba viva impresión y movía su interés el hecho de que todos fuéramos muy jóvenes”.
Pero no sólo los rusos eran los sorprendidos, para los mexicanos resultaba increíble haber visto una procesión religiosa con el sacerdote al frente o ver a un alto mandatario del gobierno formado en una fila para comprar pan. El primero, era un detalle político comunista en relación con la religiones, y el otro; "un claro ejemplo democrático impresionante".
Al final,  Valentín Campa  señala que él regresó a México vía Nueva York y que aprovechó el retorno para visitar a su familia en Ciudad Juárez.
“Después de examinar lo referente al congreso de la Internacional Sindical Roja con los cuadros dirigentes de la CSUM, aprobamos medidas para informar en reuniones amplias acerca del citado congreso. En torno a los problemas más candentes se organizaron asambleas muy concurridas en Puebla y Jalapa”.

Hasta aquí el andar de Valentín Campa y su arriesgada pero entretenida historia de su viaje por el  país de los zares al lado del hombre  que  dirigió al sindicato textilero de San Bruno  en el periodo más aguerrido de su historia ; Heliodoro Hernández Trujillo.  




jueves, 4 de febrero de 2016

La farsa de una donación.

Ignacio Lara Hernández. 


Plaza Chedraui Museo (google maps 2016).

¡Quién no conoce en Xalapa  la famosa  “Plaza Museo”¡ un excelente almacén de autoservicio que abrió sus puertas en  la  Colonia Obrero Campesina, y que poco antes de su construcción ocupó  por  muchos años unos campos de futbol. Un lugar precioso en el que por muchos años se  practicó el  deporte al aire libre, pero que  posteriormente se dijera que sería el lugar idóneo para construir  la Biblioteca “Dr. Gonzalo Aguirre Beltrán”. A todos los xalapeños y en especial a los del  barrio de San Bruno, se nos dijo en su momento que la biblioteca sería en beneficio de todos, en especial para la juventud y la niñez; y nos obsequiaron  la idea de que por fin la cultura y modernidad llegaría al terruño. Aunque como todos sabemos,  al final todo fue una gran mentira y lo que en realidad construyeron fue el centro comercial conocido como “Plaza Chedraui Museo”.

Históricamente sabemos que  el terreno que ocupa  “La Plaza” perteneció  primero a la Hacienda Molino de Pedreguera y posteriormente cuando el gobierno del Coronel  Tejeda repartió la tierra, a los campesinos del Ejido Molino de San Roque. Años  después, y al igual que pasó con la Unidad Deportiva (hoy tianguis de ropa 1° de Mayo) ; los ejidatarios  aceptaron ceder  el terreno  de referencia al Sindicato Emancipador Revolucionario de San Bruno para “su mejor manejo”. Posteriormente, el 31 de mayo de 1990 el Sindicato Textilero “dona” al Gobierno del Estado de Veracruz dicho terreno, para que según ellos se  construyera la Biblioteca Gonzalo Aguirre Beltrán.  

Según consta en la escritura pública número 6607, de fecha 31 de mayo de 1990, el Gobierno del Estado de Veracruz, adquirió por “donación” simple y pura hecha en su favor, por el Sindicato Emancipador Revolucionario de San Bruno, representado por su Secretario General y demás miembros destacados de su comité. Un predio  Urbano con superficie  de Veinte Mil Cincuenta y un metros cuadrados( 20051m2) , ubicado entre las calles de Lucio Blanco, Melquiades Ruíz, Privada Pedro Benítez y calle sin nombre, que corresponde  al Lote Numero Uno, Manzana Treinta y nueve, Zona “C”.  

Pues bien y  siguiendo con la  relatoría de hechos, un año después de “donado” el terreno, el 20 de junio de  1991, el señor Gobernador  del Estado Lic. Dante Delgado Rannauro, solicitó a la H. Legislatura autorización para transferir el predio. Tal inmueble  tenía como fin la construcción de la Biblioteca “Dr.  Gonzalo Aguirre Beltrán” , sin embargo ésta se construye en  otro sitio. En obsequio de tal petición la diputación permanente con fecha 26 de septiembre de 1991, tomó el siguiente acuerdo económico :

“”… Acuerdo económico: Primero.- La diputación permanente de la H. Quincuagésimo Quinta   Legislatura del Estado, autoriza al gobernador de la entidad, para enajenar a la empresa KIRA, S.C., una superficie de 20051m2 … Y cuyo precio por la venta se aplicará en la construcción de la biblioteca  Dr. Gonzalo Aguirre Beltrán””.

Dicho acuerdo económico fue publicado en la página dos del número ciento veintiuno  de fecha 8 de octubre del año 1991 de la Gaceta Oficial del Gobierno del Estado de Veracruz. Así que “piensa mal y acertarás”, ni fue donación, ni tampoco construyeron la biblioteca Dr. Gonzalo Aguirre Beltrán; al menos no en el barrio de San Bruno.

Posteriormente, el Gobierno del Estado de Veracruz finalmente decidió venderle el predio a la sociedad mercantil denominada “Inmobiliaria Coapexpan” S.A. de C.V.  representada  en este acto por el presidente del consejo administración  Señor Antonio Chedraui Obeso. Lo anterior ocurrió el día  9 de octubre de 1991, según consta en la escritura  número 7475, donde representaron  al Gobierno del Estado de Veracruz los señores Sr. Gerardo Poo Ulibarri y Porfirio Serrano Amador. 







 El tiempo ya ha pasado y las  mentiras  siempre se descubren. Aquí en el barrio ya  todo el  mundo sabe que el terreno donde actualmente se encuentra Chedraui Museo, fue una falsa “donación” por la que algunos de los miembros del Sindicato Textilero de San Bruno  recibieron una cierta cantidad de dinero. Un desplegado del 11 de mayo de 1992 que apareció en el Diario de Xalapa, elaborado por un grupo de extrabajadores inconformes, lo puso  a la luz en su momento. De la participación del gobierno ya mejor ni comentamos; nos llevó al baile y como siempre, nos tocó bailar con la más fea. 

Hasta aquí el relato de  esta triste  historia, que les dejo  para su mejor análisis y opinión. “Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ve perdido”. 


  


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Fàbriques, treball i identitat: Mèxic i Catalunya

Fábricas, trabajo e identidad : México y Cataluña.


A continuación, les comparto la siguiente carta  recibida en la bandeja de entrada de mi correo electrónico.


El nov. 28, 2015 10:55 AM, "Pere Colomer"


Apreciado Sr Lara

Me llamo Pere Colomer y soy un historiador catalán especializado en historia industrial.  En Catalauña es muy conocido el fenómeno de las "colonias industriales" ( "company town") y a través de internet localicé  varias experiencias parecidas en México, en las que alrededor de una realidad insdustrial se crea un fuerte sentimiento de pertenencia a una comunidad.

Le remito el enlace a mi blog donde comparo 4 realidades industriales mexicanas con 3 catalanas. La entrada está en catalán pero encantado de dar cualquier detalle adicional a quien pueda interesar.

Muy cordialmente






lunes, 2 de noviembre de 2015

Inundaciones, la culpa de todos.

Ignacio Lara Hernández





En el comunicado 1977 que emitió hoy por la mañana el Ayuntamiento de Xalapa,  el Presidente Municipal  Lic. Américo Zúñiga Martínez  declaró que cayeron en la tarde del domingo pasado 64 mm de agua de lluvia en dos horas,   y que a esto  se sumó  toda el agua que cayó sobre la microcuenca  del río Carneros. Todo esto   de inmediato hace pensar lo siguiente ¿cuánta cantidad de agua será esa?

Pues bien, para poder saber cuánta agua de lluvia cae sobre algún lugar   existen los milímetros de agua ( mm) , que no es otra cosa que la altura en milímetros que registra un pluviómetro.  En su forma más rudimentaria y para poder comprenderlo más fácilmente, pensemos en  un cubo cuyos lados ( ancho, largo y altura ) miden lo mismo 1m; o sea 1m3 ( un metro cúbico), pero cuya altura es la más importante pues  es la que nos daría la medida y tendría una escala de 1000 mm ( 1 m). Cada litro de agua de lluvia  que entre en ese cubo sube de nivel 1mm. Por lo tanto y de manera más directa, se dice que   1mm equivale a 1 litro de agua que cae sobre un área de 1 m2. Luego entonces, la tarde del domingo pasado cayeron 64 litros de agua de lluvia por cada metro cuadrado en un tiempo de 2 horas.

Si  ahora que ya sabemos que por cada metro cuadrado cayeron 64 litros de agua de lluvia, imaginemos la enorme cantidad de agua  que cayó en un espacio de por ejemplo  1 hectárea; pues esto son  aproximadamente 640 000 lts. Y si ahora calculáramos la cantidad de agua que cayó en toda la cuenca del río Carneros, simplemente diríamos que literalmente se cayó el cielo sobre la zona poniente de la ciudad de Xalapa, en un tiempo relativamente corto. Esto hace imposible que el agua que escurre desde la parte alta del Carneros  logre pasar sin salirse de su cauce, y menos por un área tan pequeña como lo es el embudo que se forma al llegar al puente que comunica a San Bruno con  el camino que lleva al Barrio de la Luz.


*Camino Antiguo del Molino de Pedreguera  hacia el  "Barrio de la Luz". Xalapa, Veracruz

Cuando leemos las noticias sobre las inundaciones en la parte poniente de Xalapa , los periódicos siempre mienten al decir que la inundación fue en el Barrio de San Bruno. Y digo mienten porque  la parte donde se inunda históricamente ya no pertenece al barrio; ese lugar ya forma parte del camino antiguo hacia Tlalnelhuayocan y al  Barrio de la Luz. Hago mención de esto porque   las colonias Francisco Ferrer Guardia (1921) y Obrero Campesina (1957) jamás se han inundado, pues éstas fueron creadas a partir de ampliaciones urbanas perfectamente planificadas  por el departamento agrario de aquellas épocas. Las colonias que rodean al  barrio mágico de San Bruno  fueron en su mayoría el producto de una inexistente planificación urbana  por parte de las autoridades municipales desde hace   al menos  40  años.

Entre autoridades  indolentes, líderes sociales corruptos, ejidatarios deseosos de vender y colonos  amolados urgidos de vivienda; pues oiga usted, las condiciones no estaban de mejor manera para poblar hasta por  encima de cerros,  represas y cauces de  ríos. Y es que basta con darse una vueltecita por las márgenes del río Carneros para entender por qué se inunda la zona.

Las inundaciones en la Col. Montevideo y adyacentes,  son consecuencia de la nula visión que tuvieron nuestras autoridades pasadas  para entender la problemática que se iba a generar y sí la perfecta agudeza para mirar el dinero que entraría a sus bolsillos. Secaron la represa, permitieron construcciones cerca, a un lado, junto,  en  y sobre el río. Imposible solucionar el problema al cien por ciento  con la primera etapa del “Colector Pluvial Fernando Gutiérrez Barrios”; sin duda alguna habrá que esperar un poco más. Aunque el primer paso ya se dio, y eso  hay que reconocerlo. La administración municipal hace lo que humanamente le corresponde  y lo digo no por tratar de eximir  su  responsabilidad, sino por el esfuerzo que se nota a leguas  por tratar de ayudar a las desafortunadas personas que viven al margen de este rancio arroyo. El problema de las inundaciones no las originó esta administración, culparlos sería un error. La culpa fue de todos, eso que ni duda quepa, ahora el problema tendremos que enfrentarlo juntos y quien sabe por qué tiempo más. 


* Fotografía proporcionada por el Arquitecto Jorge Flores Martínez. 

viernes, 18 de septiembre de 2015

Tesoro Histórico de Xalapa en riesgo de desaparecer.

Ignacio Lara Hernández




Como ya lo he mencionado en otras ocasiones, la fábrica de San Bruno es un monumento histórico que debería estar siendo protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y autoridades correspondientes. Y es que es ahora cuando más  necesitamos de su apoyo, pues una de las primeras obras hidráulicas de Xalapa  situada en la parte norte de la fábrica se encuentra en riesgo de desaparecer, y todo por el total desconocimiento de lo que alberga dicho lugar. Yo pienso que el INAH Veracruz debe de estar todavía de vacaciones, pues todavía no hace acto de presencia en este sitio. Ignorancia absoluta u opacidad completa. 

Recordemos que en esa parte de la fábrica estuvo “La Bolsa”, patio anexo al inmueble compuesta por 50 cuartos aproximadamente y que daba alojamiento a los obreros y sus familias. Además, en  esa parte coinciden en gran medida algunas de las obras hidráulicas que tuvo  el Molino de San Roque  y que se albergó en  el sitio  desde los tiempos de la fundación de la Hacienda Molino de Pedreguera, a principios del siglo XVII. Todo un Tesoro Arqueológico Industrial en Xalapa.



Al pasar del tiempo, la  parte del terreno donde se encuentran los ductos de agua, las letrinas y lavaderos de la antigua fábrica y que pertenecieron a “La Bolsa” , fue invadida en el año 2009  por una persona de apellido San Gabriel. Por este hecho, en su momento los vecinos de la colonia "Los Pinos" lo reportaron a las autoridades correspondientes y hasta la fecha siguen en espera de respuestas. Posteriormente y ya  en el colmo de su sin razón, el invasor realizó hace un par de días un contrato de renta  con una compañía constructora para que en ese espacio guardaran sus máquinas y construyeran unas bodegas para albergar materiales de construcción.

Por otra parte, la constructora llega al sito derivado de una licitación  que  obtuvo a su favor por parte del Ayuntamiento de Xalapa. La constructora será la encargada de realizar el “Colector Pluvial Fernando Gutierrez Barrios” para el beneficio de cientos de personas que habitan en  el lugar. Así que el pasado martes 15 de septiembre de este año el Superintendente de obra de la empresa Sydney Consultoría y Edificación, César Marín Camacho, informó que contaban  con un contrato de comodato con el propietario del terreno que estarían utilizando junto a la exfábrica de San Bruno, para colocar materiales.



Sin embargo, cómo es posible que la gente de la constructora haya hecho un contrato con el Sr. Inocencio San Gabriel, si el tipo no ha podido ni siquiera acreditar la legitimidad de predio; y es que recordemos que el inmueble y sus terrenos se encuentran en manejos del SAE (Servicio de Administración y Enajenación de Bienes). La empresa debió asegurarse primero de ello ¿o no?  Ese día, el propio Superintendente señaló a los medios de comunicación que en ningún momento afectaría el terreno y que lo único que estaban haciendo era mover la tierra  para allanar el terreno y echar grava y arena. Cosa que como todos sabemos está totalmente prohibido por el INAH, considerando que el  predio se encuentra también dentro del área  arqueológica monumental  “Cerro Colorado”.


Ya para entonces  los vecinos del lugar  e integrantes del llamado “Comité de defensa del Barrio de San Bruno” , habían hecho acto de presencia oponiéndose a que con sus máquinas la constructora hiciera remociones de tierra  en el lugar, y créanme;  todo con justa razón. Aclaro en este punto que no soy, ni pretendo ser miembro de dicho comité pues estoy  en contra del lucro y malos manejos que hasta ahora le han dado al inmueble (exfábrica). Que triste es advertir la indiferencia y la indolencia del Estado que deja que se pudra un pedazo de la Historia de México.

Invitamos a la constructora a que de inmediato se salga del predio  y a que el INAH y SAE pongan las cosas en su justo medio. ¡ Fuera invasores de la Fábrica de San Bruno !





miércoles, 2 de septiembre de 2015

Apuntes del pasado virreinal del actual San Bruno.

Paulo César López Romero

Hace poco, el ayuntamiento xalapeño declaró como parte de su calendario cívico la fecha del 28 de agosto. En dicho día se conmemorará oficialmente a los conocidos "Mártires del 28 de Agosto". Un grupo de obreros de la ex-fábrica textil de San Bruno que perdieron la vida en situaciones muy turbias y que, después de varios años, fueron reflejo de la agitación política de los años veintes del siglo XX. Es una Historia interesantísima desde varios aspectos. El reconocimiento de esta fecha ha sido el fruto de un enorme trabajo hecho por la gente del mismo barrio, quienes desde estas plataformas electrónicas comenzó a indagar en la historia de su comunidad. Muchos de esos esfuerzos se han podido observar en el blog "El Barrio de San Bruno en Xalapa" sitio al que se le da seguimiento en esta página. Se les recomienda mucho leerlo.

Apenas el pasado viernes hubo una conferencia realizada en el auditorio "Benito Juárez" de la ciudad de Xalapa sobre la "verdadera Historia del barrio de San Bruno" evento organizado por la asociación civil "Xalapa Antiguo" y la “Asociación de Colonos del Barrio de San Bruno A.C." Para poder dar una serie de explicaciones en torno a la importancia del sindicato de la ex-fábrica de San Bruno en la conformación de un rincón, un tanto olvidado, xalapeño. La exposición estuvo a cargo del Ing. Esteban Aparicio, del Ing. Ignacio Lara y del abogado Juan José Llanes. En ella hablaron del la Historia del Sindicato, de la ex-fábrica de Textiles y de la conformación del barrio de San Bruno. Sin duda un notable esfuerzo por reconstruir Historias locales para crear identidad y conformar lazos de solidaridad entre una comunidad.

Esta charla motivo a un servidor a sacar algunos apuntes históricos sobre el sitio donde se "germinaría" esta interesante Historia. Lo que hoy conocemos como "San Bruno" (Colonias Ferrer Guardia, Obrero Campesina, principalmente, pero sin dejar de lado al Fraccionamiento Veracruz , Rafael Murillo Vidal, Fovisste, Lomas de San Roque) estuvo fuertemente ligado a la ex-fábrica de Hilados y Tejidos de San Bruno. A su vez esta instalación febril tiene antecedentes muy añejos en la época virreinal, en un molino construido a mediados del siglo XVII, que después del tiempo sería conocido como "El Molino de Pedreguera" me gustaría en esta entrada hacer algunas notas sobre lo que me encontrado en catálogos y fuentes primarias sobre esta instalación, precedente del barrio de San Bruno.

Durante buena parte de la época virreinal, el río Santiago fue un cauce de considerables dimensiones en la zona de Xalapa, este afluente se nutría de las diversas corrientes de la serranía del Cofre de Perote (actualmente la cuenca del río Pixquiac) en las tierras altas de los actuales San Andrés Tlalnelhuayocan, Otilpan, Mesa de la Yerba, paso de Sedeño. Esta importante corriente de agua no fue desapercibida por quienes buscaban instalar algún sitio para poder transformar materias primar y generar riquezas con semejante trabajo. En las zonas bajas el aprovechamiento de las corrientes se dirigió a un cultivo no menos importante: La caña de azúcar, el clima favoreció a este producto y el agua se utilizó como impulsor de ruedas para moler la planta y sacar el preciado dulce. En las zonas altas donde la caña de azúcar no podía sembrarse se destinó para la instalación de molinos de trigo, maíz y diversos granos. Aunque el trigo no se daba por estas tierras, pues se traía de Puebla, era molido en estas instalaciones para las diversas harinas destinadas a panaderías y reposterías de la época. Fueron tres los principales molinos en la región de Xalapa: el de Lucas Martín (el primero instalado en estas tierras), el de Cacigas (ubicado en la actual "Casa del Lago" de la UV, paseo de los Lagos) y el "Molino del Primo", que es el primer nombre documentado del que sería el "Molino de Pedreguera, hoy la zona de la ex-fábrica de San Bruno.

En el plano "Xalapa pueblo mixto de españoles e indios" del año de 1769, se puede apreciar el trazado del antiguo pueblo xalapeño en conjunto de las instalaciones y comunidades aledañas. En la parte final de lo que parece el trazado de la actual calle de Sayago, tiene una leyenda "Puerta para el molino del Primo" la cual se localizaba en lo que hoy reconocemos como "el meridiano" (unión de las calles Sayago y la avenida Ávila Camacho). Asimismo el mapa de "Plan y vista del pueblo de Xalapa" de Pedro Alonso O'Crowley de 1774 señala un "molino" en la parte noroeste del poblado mencionado, se trata del antiguo molino que interesa en esta entrada.

 
Mapa del siglo XVIII (1774) de Pedro Alonso O'Crowley donde con el número 10 en la izquierda aparece un "Molino" junto al cauce del río Santiago. El mapa está publicado en el tomo II de la colección "Cien Viajeros en Veracruz. Crónicas y relatos", coordinado por Ana Laura Delgado y editado por la Editora del Gobierno del Estado de Veracruz
Dentro de los catálogos electrónicos del "Archivo Notarial de Xalapa" el "Molino del Primo", como se mencionaba en el mapa de 1769. Aparece en un registro notarial con fecha 7 de octubre de 1776, en dicha nota se menciona la compra que el Capitán de milicias, José Antonio Pedreguera, vecino de Xalapa (cuya casa, según el padrón de Vicente Nieto estaba localizada en la actual calle de Lucio frente a la Plaza Lerdo, donde está un banco), compraba el molino por un remate hecho por los primeros dueños: Antonio Primo de Rivera (no confundir con el del siglo XIX) y José Antonio Acosta, el primero de los dos ya fallecido. En dicha operación se reconocía la cantidad de 20 000 pesos por el molino y las fincas llamadas "El molino del Primo". De esta forma José Antonio de la Pedreguera se hizo del molino, cambiando la referencia del lugar, porque a partir de ahí el sitio sería referenciado como "Molino de Pedreguera". (ANX, RIP, 1776, exp. 417, fs. 232-233v).

Otro interesante registro del lugar es el de 22 de octubre de 1800, en dicho año José Antonio de la Pedruegera, hijo del militar mencionado y clérigo presbítero del obispado de Puebla, vendería el molino por 10 000 a Fernando Muñoz, vecino de Xalapa, el protocolo no especifica si se vendió toda la finca o tan sólo la instalación del molino. (ANX, RIP, 1800, exp. 64, fs. 250-254v).

Poco tiempo después, Fernando Muñoz vendió el molino a Carlos Díaz Herrero, regidor perpetuo del ayuntamiento de españoles de Xalapa (fundado en 1794) en 10 000 pesos, esta compra-venta deja un interesante nombre a la historia del barrio, pues en el detalle de la escritura se aprecia la compra del Molino "con todos sus herrajes, animales y casas" y además "el rancho anexo (junto) denominado como San Roque", lo que puedo suponer de esta lectura es que el sitio donde esta hoy la ex-fábrica era donde estaba el Molino, y el rancho de San Roque debe ser la antigua casa localizada en frente de la ex-fábrica (llamada hoy ex-hacienda Molino de Pedreguera). (ANX, RIP, 1803, exp. 67, fs 293, 295-298).

En 1806 el regidor del ayuntamiento y dueño del molino (que en esas épocas era referenciado como Pedreguera) estuvo negociando sus deudas adquiridas con la iglesia, en la consolidación de vales reales. En la escritura donde pide la composición de capitales ante el tribunal de los vales, Herrero mencionaba que era el "dueño del Molino de San Roque, que fue del difunto José Antonio de la Pedreguera" (ANX, RIP, 1806, exp. 75, fs. 351v-352), se puede apreciar que para diferenciar al antiguo dueño Herrero le puso el nombre de San Roque, ¿Sería el nombre original del Molino del Primo? Habría que seguir indagando en los archivos notariales para corroborar las diversas nomenclaturas e instalaciones que hubo en el antiguo Molino, sobre todo para mediados y finales del siglo XIX. Pero hasta el momento es todo lo que puedo aportar desde mis propias indagaciones.

 
Extracto del mapa "Plano de la Villa de Xalapa" de 1815, elaborado por Manuel Rincón, jefe militar de Xalapa. En este fragmento puede apreciarse (a la derecha) el área del antiguo Molino (Del Primo, De Pedreguera, de San Roque), el camino que de dicha instalación iba a Xalapa (hoy la actual Mártires 28 de agosto-Sayago) y ciertas marcas del paisaje de la época (árboles, campos de labor) y el río Santiago con un pequeño lago probablemente hecho por la represa hecha para el molino (hoy referida como presa San bruno). Cabe mencionar que este mapa está "surado" es decir el sur está hacia arriba. El mapa aparece publicado en el segundo tomo (patrimonio histórico) de la colección "Atlas del patrimonio, Natural, Histórico y cultural del Estado de Veracruz", p.82 y en el segundo tomo de la colección "Veracruz-1810-1825" coordinado por Juan Ortiz Escamilla
Años después "el Molino", sería un importante objetivo para la introducción de industrias locales en el siglo XIX. En esas épocas se buscaba establecer fábricas textiles para incorporar al país en la dinámica económica del siglo XIX. Asimismo se buscaba industrializar el nuevo país, México, para garantizar su prosperidad y riqueza económica. Las antiguas haciendas y molinos virreinales poco a poco fueron transformándose en modernas fábricas para la elaboración de diversos productos principalmente téxtiles. El antiguo Molino no escapó a estas dinámicas y fue transformado en una fábrica de Hilados y Tejidos, teniendo diversos dueños como Bernardo Sayago y el hijo de Valentín Gómez Farias. Para inicios del siglo XX la fábrica se denominaba de dos nombres distintos: fábrica de San Bruno o Fábrica de Pedreguera, siendo este último nombre el que indica que el denominativo "Pedreguera" traascendió a muchas generaciones. 

Con esta entrada buscamos apoyar solidariamente a los cronistas del barrio de San Bruno de Xalapa, cuya Historia aún guarda muchas cosas por contar, muchos aspectos a explicar y muchas lecciones que dar. Sirvan estas líneas para crear más interés en esta zona tan apegada a Xalapa y su región.


Entorno de la Fábrica de Pedreguera a inicios del siglo XX. Se aprecia un ramal del ferrocarril interocéanico entre México-Veracruz (hoy la avenida Ruíz Cortínez sustituyó a esas vías) y de ésta parte otro a una pequeña estación que se dirigía a la fábrica, seguramente esta vía era para transportar la producción de la fábrica para la ruta ferrocarrilera nacional.
El mapa "región noroeste de los alrededores de Xalapa" fue realizado por Jacinto Brito en 1907. El mapa está en la Mapoteca Orozco y Berra, en Tacubaya, DF, bajo el número CGEV-6322-A-25


Fragmento del mapa "Plano de la ciudad de Xalapa-Enríquez" elaborado por la Comisión Geográfica Exploradora en el año de 1900. En este plano se puede observar a detalle ciertos elementos de la ex-fábrica de San Bruno, el ramal del ferrocarril el camino a Xalapa (con algunas casas ya instaladas en la vía) la fábrica y las habitaciones que están al frente de ella, ahí mismo se puede apreciar la represa hecha para el funcionamiento de la fábrica de entonces. El mapa está en la Mapoteca Orozco y Berra, en Tacubaya, DF, bajo el número CGEV-6344


Artículo tomado del blog : UN HISTORIADOR Y SUS VIAJES. Bitácoras sobre Geografía e Historia, con énfasis en Xalapa y sus alrededores. Sitio para compartir experiencias de lugares y personas que construyen historias.



Nuestro más profundo agradecimiento al Maestro en Historia de América Latina Paulo César López Romero por la gentileza de sus palabras.